placeholder Artículos Videos

Construyendo sobre Cimientos Firmes

Escrito por: Hugo A. Saucedo C. .

Fecha de Publicación

jueves, septiembre 8, 2016

Una de las constructoras de vivienda más grandes de México, presentó hace dos años una solicitud de concurso mercantil con el fin de obtener protección jurídica y reestructurar una deuda cercana  a 1000 millones de dólares.  Esta empresa tuvo que enfrentar pesadas deudas por el desarrollo de nuevos complejos, aunado a esto, no previó que los subsidios gubernamentales para la construcción de vivienda fuesen a retrasarse tanto tiempo, más de dos años en el mejor de los casos. El gobierno, por otro lado, estableció una política diferente para la construcción de casas y optó por el desarrollo de edificios verticales. Estos factores los llevaron a vender cada vez menos, pues los complejos habitacionales que construye esta empresa se ubican siempre en las afueras de las ciudades, donde servicios como el agua y la electricidad no son provistos  inmediatamente, servicios que, de primera instancia, debían proveer ellos mismos si es que querían vender en ese momento y obtener flujo para continuar desarrollando proyectos inmobiliarios.

 

La situación se volvió insostenible, la empresa tuvo que despedir con mucho pesar a la mayoría de su personal. Tuvieron que vender incluso el edificio de la propia compañía para poder pagar liquidaciones y proveer, mientras la situación lograra estabilizarse, el pago de la nómina de los pocos que continuarían laborando.

 

En esta situación, un socio de TTI Success Insights México y uno de los consultores en proyectos inmobiliarios más importantes del país, fue contactado por esta empresa para que les ayudara a salir adelante con la gente que seguía trabajando con ellos. La tarea era, por demás, difícil y a la vez ambiciosa; había que reestructurar cada una las posiciones clave dentro de la empresa y saber qué personas eran las indicadas para sacar a flote esta débil embarcación empero la tormenta que la azotaba.

 

Se realizó un proceso de definición de más de 70 perfiles de puesto considerando tres dimensiones: comportamiento (DISC) motivadores (Teoría de Spranger) y competencias (Teoría de Axiología), con base en ello se evaluó a 250 personas que esta empresa consideraba claves por el conocimiento de la operación y la lealtad que demostraron, no recibieron ningún tipo de pago de salario en seis meses, y aun así confiaron en que su empresa superaría esa grave crisis.

 

Estas 250 realizaron una evaluación Talent Insights Management Staff y PTSI Leadership Management. Se realizó un estudio comparativo entre los reportes de talento y los reportes de perfil de puesto. El resultado:

 

  • Se presentó un reporte de compatibilidad para cada una de las 250 personas
  • Se realizó un perfilamiento de puesto para más de 70 posiciones. Entre las que se encuentran: vicepresidencias, direcciones regionales, subdirecciones y gerencias de cada área administrativa y operativa.
  • 45 personas han recibido retroalimentación por parte de consultores de TTI
  • No se despidió a ninguna de las 250 personas.
  • Se reafirmó al 80% de la gente en su posición y se reubicó al 20% restante en puestos en los que tuvieren mayor adaptación. No se despidió a nadie.
  • Se realizó un taller para sensibilizar sobre la nueva cultura de la empresa y crear conciencia sobre qué se esperaba de cada uno de ellos.
  • Un Headhunter  se dedicó a la tarea de buscar talento para cubrir posiciones vacantes, como la Dirección de Recursos Humanos y la Dirección de Operaciones.  Todos los candidatos propuestos fueron evaluados con herramientas de diagnóstico de TTI para garantizar la adaptación a la cultura de la empresa.
  • La empresa se encuentra en franca recuperación gracias a una nueva administración y a que cada persona que forma parte de esta organización está en la posición adecuada.
  • El equipo de Recursos Humanos es consciente de la necesidad de contar con el mejor talento, que se obtiene a través de una análisis  

Aún hay mucho de trayecto por recorrer pero el camino ahora es firme y tiene claridad, el equipo de la empresa tiene la certidumbre de que están haciendo lo correcto. En dos años sabremos con seguridad los beneficios a largo plazo de este plan de reestructuración organizacional, que, como TTI, no tenemos duda de que serán los mejores.